Vieja

​ 

Vieja,

Veías poesía en la colada tendida del patio . En el viento que la mecía y en el sol que la calentaba. En la fragancia.

 Veías poesía en la gente que paseaba, en los paisajes que pasaban y en tus padres cuando se miraban. 

 Veías poesía en los días de alegrías y en las noches desdichadas que el camino te brindaba.  

 Veias poesía en la lluvia y en el reflejo del relámpago dede tu cama.. En el mar  bravo que te sacudía, y en el  tranquilo que te susurraba. 

 Veías poesía en la Luna y en las farolas cuando nos iluminaban. En los rostros, en las manos y en las miradas. Y con los ojos abiertos y con los ojos cerrados soñabas. La soñabas.

Todo era abrumadoramente hermoso o terriblemente angustioso. Todo, absolutamente todo, vieja.

Y ahora qué. Dónde se fue la poesía. 

La colada te ha secado las manos, la gente no dice más que charlotadas y el mar es tan solo un salado charco de agua.

 Qué pasó, vieja, 

Pasó la vida, simplemente eso, hijo. 

La vida, que me atrapó. La vida que me sacudió y que se escurrió sin poder soñarla. La vida que me robó las ganas, que me partió las alas.

                                                            Marsela.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s