Cotidianiedad

Cotidianeidad.
A veces lo mejor es el envoltorio, la fachada, la foto que se enmarca desde un balcón.
En lo alto de las miradas está el hueco de lo desapercibido. El olor a pimientos cocinados tras la puerta, lo que se intuye y no se ve. Lo indecible, aquello que no se puede cifrar. El arte de la adivinación. El deseo.
Pequeñas hormigas en otro espacio, en el confín de nuestra existencia, trasladan con esmero los pedacitos de nuestros sueños rotos.
Por la ventana sigue la luz filtrando ilusiones y olores de guisos con pimentón picante. 😍

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s